ENCUENTRA EL MODO DE PERDONAR

La mayoría de las personas acabamos perdonando a la gente: al que se coló en la fila del supermercado, al conductor que no había advertido que el semáforo llevaba ya diez segundos estando en verde para peatones, al amigo que se olvidó traer una botella de vino a la cena.

Esta clase de cosas se perdonan y olvidan como si nada. Pero ¿qué me dices de los asuntos más serios? No siempre es fácil aceptar lo que ha ocurrido y perdonar a los demás. También puede costarte perdonarte a ti mismo por algo que lamentas haber hecho (o no haber hecho).

Para el mindfulness, todo el tiempo en que eres incapaz de perdonar a alguien, estás viviendo en el pasado. Te estás aferrando a algo que ocurrió hace días, semanas, meses o incluso años.

El perdón significa abandonar el resentimiento, la frustración o la rabia causados por tus propios
actos o los de otro. Significa que ya no deseas un castigo, una venganza o un resarcimiento
(sig: acción o efecto de reparar, compensar, indemnizar)

Eres tú, y no el otro, el que sale sobre todo ganando con el perdón. Significa que en el pasado te
hicieron daño, pero ahora te desprendes de esa ofensa, de la carga de dolor y resentimiento.

Mereces liberarte de esa negatividad.

Si estás en un momento en el que deseas dejar atrás tus errores o los de otros y seguir con tu
vida, el mindfulness te será de gran ayuda.

1. Aceptar lo ocurrido y no te aferres ello. Otra persona (o tú mismo) es la responsable de
sus actos y tú te decide que ojalá no hubieras pasado nunca lo que ocurrió. Pero ya no
puedes cambiar lo que sucedido. Ya no tiene vuelta atrás.
2. En lugar de planear tu dulce venganza, piensa en lo que te ha enseñado la experiencia.

¿Qué harías ahora de distinta manera para que no te vuelva a pasar lo mismo?
Cambia la historia que te repites a ti y a los demás. Cada vez que das vuelta a lo ocurrido, cada
vez que recuerdas el pasado, lo revives en el presente. Cambia la historia por otra que trate de
tu valiente decisión de dejar de aferrarte a esas emociones, de perdonar, aprender la lección y
seguir adelante.

➢ Esperamos que este ejercicio te haya servido para mejorar tu comprensión de
lectura además de entregarte tips para ser más efectivo en tus relaciones
interpersonales y en tus actividades.

¡Compártenos con todos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú